Sol y Mercurio retrogrado en Escorpio en oposición a Urano en Tauro:

0
193

Sol y Mercurio retrógrado en Escorpio, en oposición a Urano en Tauro:

Sumado a las últimas elevaciones en la resonancia Schumann del planeta (Que afecta directamente al campo magnético de las ondas cerebrales y los latidos del corazón, vale decir a la totalidad del sistema nervioso) nos proponen un clima “tenso” (mientras continúa hasta fin de año la cuadratura de Marte al Stellium en Capricornio, mientras Júpiter se acerca rápidamente a Plutón) donde nos podemos desequilibrar fácilmente, ya que nuestros cuerpos están fluctuando y calibrándose con nuevas vibraciones.

Tauro y Escorpio nos conectan con el eje del cuerpo y el vacío, o la potencia creadora y transformadora latente en todas las formas: La vida y la muerte, el apego y el desapego: en un nivel profundo que puede ofrecer fuerte resistencia inconsciente (Escorpio) ya que esos mecanismos se anclan en el cuerpo (Tauro), por eso solemos llenar los vacíos internos con “cosas”: pertenencias…accesorios, implantes artificiales para “embellecer” que paradójicamente es tejido muerto que rigidiza: en vano y con fuertes consecuencias, ya que no se puede joder tanto con la biología y además…ese vacío solo puede llenarse en la emergencia del Ser desde la profunda naturaleza inmanifiesta que nos compone (ese agujero que Escorpio representa)

Conectar con la muerte simbólica de todas las creencias que sostengo. Respirar suave a la Kundalini, la serpiente enroscada en la base de la columna, enraizando y tomando el sostén de la Madre Tierra; estamos ascendiendo junto con ella (o no), elevar la serpiente en el desierto con la corona hacía el cielo, recibiendo: visualizar los chakras y sus glándulas brillando con sus respectivos colores: ofrendarles un sonido con gratitud por su función sagrada de darle un templo al Alma. Que milagro es el Cuerpo no?

Aprovechar esta presión atmosférica que viene con nuevos códigos de luz para activar el ADN. Hacerle espacio en la columna vertebral, respirando suavecito a las zonas que puedan guardar tensión: permitir la emoción que suelen guardar los bloqueos articulares; para sacarle el jugo a estos días desafiantes.

Muchos líquidos, comida liviana, descanso y disfrute.
Mantenernos en lo simple, hay una gran energía intuitiva disponible para quien está a la escucha: no reaccionar… contemplar y responder… y percibir lo que esconden las palabras, las intenciones que ocultan o enmascaran viejos patrones, reacciones emocionales que nos toman, la compulsión verbal y mental…Cultivar la mesura estos días aunque sea para aclararnos un poco más, desde una integración que pide asumir las propias potencias, liberando los marcos mentales que estancaban nuestra vitalidad y su cauce Sano y Nutritivo.

El camino es hacia el centro: lo que relajamos adentro lo expandimos y se encauza afuera: se despliega como un campo florido que tu mente siembra.

Buena medicina de la Tierra, activémosla y honrémonos con ella.

Nos sostenemos en la red del Corazón:
Nueva humanidad para la Nueva Tierra.
Urano en Tauro sonríe, aún al acecho de lo sombrío…

A brillar, el que pueda; ya que brilla también para quien lo rodea.

Marcelo La Casa – Astrología.

COMPARTIR