Los 7 Rayos Cosmicos….

0
50

“AQUI Y AHORA RECIBO DE LA FUENTE DE DIOS LOS 7 RAYOS CÓSMICOS PARA SER UN CANAL DE AMOR Y LUZ”

Luminoso dia lunes y bendecida semana con este poderoso decreto, sobre los 7 rayos del cosmo.
Que ésta Luz de cada rayo cósmico,me ayude a sostener mi atención sobre la Fuente de mi vida, mi propia Presencia YO SOY permitiéndome así ser un canal claro y perfecto para que Su bien de toda descripción fluya en, a través y alrededor mío y de toda vida que yo contacte donde quiera que YO SOY.

Los Rayos, entre otras posibilidades, nos brindan nuevos métodos de curación, nueva luz en el origen de las enfermedades y nos enseñan a mover las energías del alma.
La Psicología de los Rayos nos habla del Antakarana, la construcción del puente del arco iris entre la personalidad y el Alma. Esta ciencia está dirigida a quienes buscamos las cualidades eternas del alma.
Los cuerpos que nosotros, las chispas, ocupamos uno después de otro en este gran proceso llamado reencarnación, poseen una naturaleza triple. Esta triple naturaleza comprende nuestro cuerpo físico denso, que todos podemos percibir con nuestros sentidos; más otros dos cuerpos más sutiles, el mental y el emocional.

Los Siete Rayos llegan a nosotros por dos caminos diferentes: por una parte emergen desde dentro, del núcleo de nuestro ser interior y, por otra, desde el exterior, a través del aura de nuestro Sistema Solar. De esta manera nuestros cuerpos o tríadas inferiores son como campos de batalla donde interactúan los Rayos provenientes de dentro y de fuera. Existe un constante cambio y mezcla de colores, lo cual se refleja en nuestra conciencia, nuestra salud y nuestro sitio en el Sendero. Nuestros Rayos cambian lentamente a través de muchas vidas. La finalidad de la encarnación en el mundo material es la de aprender a dominar las energías para enriquecer la Chispa Divina con las nuevas cualidades conquistadas.

Los Rayos se dividen en Mayores y Menores, Rayos de Aspecto y Rayos de Atributo. Los Mayores son los tres primeros y los cuatro Menores, secundarios o de Atributo se desprenden del tercero. A manera de analogía cabe decir que el espectro visible (me estoy refiriendo al arco iris) consta de siete colores diferentes; tres son primarios y pueden mezclarse para producir los otros cuatro colores que son los secundarios.
En el hombre, la influencia de los rayos es múltiple. Cada una de sus envolturas (su cuerpo físico, emocional y mental) pertenecen a un rayo. Cuando el hombre va coordinando o alineando sus vehículos se convierte en una personalidad integrada. Hablar de los Siete Rayos es descubrir cómo nuestro desarrollo evolutivo, en todos los campos de la manifestación, está en constante movimiento y con una sincronización perfecta.

Con Gran Amor y Bendiciones,
Maria Quintana (Maria Lustig)

COMPARTIR