Equinoccio de Aries y el Año Nuevo Astrológico

0
259

El Sol concluyó ayer su tránsito por Piscis e hizo su entrada en Aries, formando el Equinoccio (día igual que la noche), dando inicio un año nuevo astrológico. Así, hoy abrimos un nuevo portal de crecimiento. El Equinoccio y la entrada del Sol en Aries nos impulsa con fuerza a iniciar una nueva rueda zodiacal, un nuevo proceso creativo que nos invita a dejar florecer la maravillosa aventura de superarnos a nosotros mismos. Es tiempo de comprometernos a imponer la voluntad del alma sobre nuestra naturaleza inferior. Tiempo de renacer.
Con la entrada del Sol en Aries se forma el Equinoccio de Otoño en el Sur y Primavera en el Norte. y así iniciamos hoy un nuevo año astrológico. La rueda de la existencia gira continuamente. Solo la Conciencia de que somos parte de un Todo mayor, y la decisión de conocer esa energía universal que somos, es lo que nos conduce a la verdadera evolución, a la verdadera sabiduría, paz y felicidad.

De eso se trata mi propuesta para este nuevo ciclo : renovarme desde adentro y mostrarles de una nueva forma cómo integrar la energía del Todo que somos.

Cada signo es un nuevo portal. Así, abriremos cada portal estimulándonos para alinearnos y poder crecer orgánicamente, es decir, dejando de lado nuestras pequeñas concentraciones personales para observar lo macro, y desarrollar juntos un camino hacia la autorrealización divina. Ahí reside verdaderamente la felicidad del Ser.

¿Es mucho? ¿Parece lejano? ¿Difícil? Claramente no. Es mucho más simple y cercano de lo que imaginamos, si nos permitimos conectar con la esencia que somos : seres vivos viviendo en un Planeta que llamamos Tierra.

El Equinoccio de Aries : Primavera en el Norte, Otoño en el Sur

Piscis es el fin. Aries el inicio. Cada vez que el Sol concluye su tránsito por Piscis y hace su entrada en la constelación de Aries, se produce el Equinoccio de Otoño en el Sur y de Primavera en el Norte, momento en que el Sol se sitúa sobre el Ecuador terrestre creando un punto de inflexión en la luz, dando inicio a una nueva era, una nueva temporada y un nuevo año astrológico.

La palabra equinoccio proviene del latín aequinoctium y significa «noche igual», porque el día y la noche tienen la misma duración que la noche en todos los lugares del Planeta Tierra. La luz y la oscuridad permanecen en perfecto equilibrio.

Hay dos equinoccios al año: el Equinoccio de Aries (Otoño en el Sur, Primavera en el Norte) y el Equinoccio de Libra (Primavera en el Sur, Otoño en el Norte). Ambos representan un punto de inflexión en la relación entre luz y oscuridad, día y noche. Mientras que el Equinoccio que abre la temporada de Otoño es el momento de equilibrio entre luz y oscuridad que anuncia al aumento de la oscuridad por sobre la luz del día; el Equinoccio que abre la temporada de la Primavera es el punto de inflexión a partir del cual la luz comienza a prevalecer por sobre la oscuridad.

El Sol en Aries y el Año Nuevo Astrológico

Imagina el Universo justo antes del Big Bang. La nada, la no forma, el caos. De repente una explosión libera la energía acumulada sin forma y, con gran impulso y potencia, una bola de fuego estalla por el Cosmos, avanzando sin dirección, a pura velocidad, luz y fuerza, abriéndose paso agresivamente, con confianza, decisión y deseo de conquista. Esta es la energía de Aries, primer signo del Zodíaco.

Aries es un signo que corresponde al elemento Fuego modalidad cardinal. Es la primera fase de este sistema circular que llamamos Zodíaco, que no es otra cosa que la energía universal, y representa el movimiento de manifestación del nuevo proceso, la impulsividad, la inestabilidad que da lugar a la creación, así como el deseo instintivo de conseguir la propia identidad, el propio crecimiento que nos crea día a día. La energía ariana se manifiesta como una explosión agresiva, veloz y conquistadora. Aries es pura impulsividad, es pura energía libre que no tiene forma, solo tiene esa sensación de ser, esa potencia de ser que se mueve a través de la conciencia del deseo y la conquista.

De esta manera, la entrada del Sol en Aries abre un nuevo portal dentro de nuestra Conciencia, y la gran oportunidad es alinearnos hoy a esta renovación que estamos viviendo, para decidir andar un camino de crecimiento consciente en el que los resultados serán experiencias diversas de la propia superación de nosotros mismos.

A partir de hoy vivenciaremos nuevamente las doce fases zodiacales, los doce arquetipos de la energía universal, 12 signos = 12 meses, los doce portales que conjuntamente conforman el proceso de evolución del Ser.

La rueda de la existencia gira continuamente. Solo la Conciencia de que somos parte de un Todo mayor, y la decisión de conocer esa energía universal que somos, es lo que nos conduce a la verdadera evolución, a la verdadera sabiduría, paz y felicidad.

En este sentido, hoy estamos vibrando inicio. La entrada del Sol en Aries nos invita a crear conciencia sobre la posibilidad de experimentar una nueva dimensión de nuestro Ser, renacer, darnos nueva luz, y abrir una nueva oportunidad de nueva creación. Por eso es tiempo de siembra y de inyectar toda la energía para comenzar lo nuevo, tomar decisiones, delinear nuevos caminos, afirmarnos en el cambio, liberar el deseo individual y hacer contacto pleno con nuestro poder creativo.

Ser Humano es ser creador, y Aries nos pone de frente con esa Verdad, brindándonos impulso a la acción, deseo, y decisión para conquistar aquello que queremos. Crear nuestro Yo requiere coraje, valentía y una conexión plena con la voz de nuestro espíritu. Aries, precisamente, nos ilumina en este sentido para entrar en contacto con la voz de nuestra intuición y permitir iniciar aquello que deseamos crear para realmente superar quienes estamos siendo. Para eso, es importante conocer nuestros deseos actuales, aquellos hoy nos entusiasman a desplegar nuestra fuerza de creación y conquista hoy, siempre considerando que somos parte de este Todo.

Así, durante todo este mes de Sol en Aries, podremos vislumbrar un nuevo ciclo en nuestra experiencia, una nueva apertura, crear las bases para este nuevo proceso creativo y tal vez también sentir una nueva intensidad de nuestra personalidad, del poder de nuestro Yo.

En este ciclo hay dinamismo e identidad en acción, creatividad, impaciencia e impulsividad. Es un tiempo de pura expresión de la propia personalidad y hay que tener mayor cuidado en no olvidar que somos seres sociales, que no estamos solos y que el otro merece también nuestro reconocimiento, así como el Todo que también somos, el Cosmos.

Hoy es tiempo de entregarnos a las profundidades para emerger y darnos nueva luz. Hoy se abre una nueva oportunidad, un ciclo cuyo impulso natural es dar fin a lo viejo y comenzar lo nuevo, a tomar decisiones, a delinear nuevos caminos, a darnos nueva luz para renacer y permitir una verdadera evolución, la superación de nosotros mismos.

Es tiempo de comprometernos a imponer la voluntad del alma sobre nuestra naturaleza inferior. Dar vida al cambio en el mundo que queremos ver, requiere de creatividad y de profunda entrega al Todo que somos. Dejar un poco el foco en nuestra individualidad para estimular un renacer colectivo y transpersonal. Es necesario observar la propia valentía y confianza para ello.

Abrimos hoy un mes muy intenso. Enfoca tu energía en iniciar nuevos caminos, siempre considerando el Todo que somos. Cada signo, cada fase de este nuevo proceso zodiacal, nos brindará un nuevo conocimiento de nosotros mismos, y si nos permitimos alinearnos a la energía disponible podremos adquirir los dones de cada signo.

Aries nos pide accionar para renacer, tomar impulso, y crear conciencia acerca del Yo para empoderarnos y crear este nuevo proceso día a día. Observa el Yo, el Otro y el Nosotros.

Feliz Equinoccio! Feliz inicio! Feliz Año Nuevo Astrológico!

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA